Principios


Principio de Bienestar

Toda situación educativa debe propiciar que los niños sientan consideradas sus necesidades e intereses de protección, protagonismo, afectividad y cognición, generando sentimientos de aceptación, confortabilidad, seguridad y plenitud, junto al goce por aprender de acuerdo a las situaciones y a sus características personales. Junto con ello, involucra que los niños vayan avanzando paulatina y conscientemente en la identificación de aquellas situaciones que le permitan sentirse integralmente bien y en su colaboración en ellas.

Principio de Singularidad

Cada niño es un ser único, con cualidades, características, necesidades, intereses y fortalezas que se deben conocer, respetar y considerar en cada situación de aprendizaje. La motivación por el trabajo es interna, lo que se traduce en aprendizajes más enraizados. Todas las vivencias experimentadas en lo concreto, facilitan una mayor abstracción en cuanto a la generalización de conceptos.

Principio de Potenciación

El proceso de enseñanza-aprendizaje, debe generar en los niños un sentimiento de confianza en sus propias capacidades para enfrentar nuevos desafíos, fortaleciendo sus potencialidades integralmente. Ello implica también una toma de consciencia paulatina de sus propias capacidades para contribuir a su medio desde su perspectiva de párvulo.

Principio de Significado

La experiencia de aprendizaje adquiere más importancia cuando se relaciona con los conocimientos previos de los niños, responde a sus intereses y tienen un sentido para ellos.

Principio de Juego

Enfatizar el carácter lúdico que deben tener principalmente las situaciones de aprendizaje, ya que el juego tiene un sentido fundamental en la vida del niño y la niña. 

Los niños aprenden jugando, el juego más que un medio es todo un proceso de aprendizaje.